Puedes sufrir cualquier tipo de avería en tu coche y acudir a un taller de coches en Lleida, de hecho, es lo más aconsejable. Pero hay diferentes niveles de averías.

En este post, vamos a explicarte cuáles son los tres tipos de averías más complicadas de solucionar. Si tu vehículo sufre alguna de ellas, sí que es de obligación acudir a un taller de coches en Lleida.

En primer lugar, las averías eléctricas, es decir, aquellas que afectan al cableado del mismo: falsos contactos, cortes de cables, cables defectuosos, etc. Las complicaciones en este tipo de avería se dan porque no siempre podemos saber dónde se sitúa el cable que provoca el problema, por lo que supone un mayor tiempo de mano de obra y aumento del coste.

En segundo lugar, las averías en la caja de cambios, que pueden reflejarse en diferentes componentes, como en el desgaste en los cojinetes, fallos en las varillas del cambio, holguras en los engranajes, poca lubricación, etc. La complicación deriva en el tener que desmontar necesariamente y abrir la caja de cambios, con lo que ese tiempo conlleva.

Por último, las averías en el motor, que son muy frecuentes y de diversos tipos. Ya que se compone de multitud de piezas, sometidas a rozamientos, presiones y temperaturas extremas, es muy susceptible a los fallos. Cuando son operaciones de mecánica pesada, se traducen en costes más elevados debido a la mano de obra. No solo es el tiempo dedicado a la reparación, sino al diagnóstico. Tener que sacar el motor, desmontarlo, volverlo a montar, etc., lo hace más complicado. Puede pasar de una pequeña avería, aparentemente sencilla, a otra más dificultosa.

Lo primero que tienes que hacer al sufrir tu vehículo un fallo de estas características es ponerte en manos de profesionales. Para ello, visítanos en Tallers F. Gómez.